La nueva Ley de Protección de Datos

Aprobada la nueva Ley de Protección de Datos

El Senado aprobó miércoles 21 de noviembre la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos y Derechos Digitales. Una reforma refrendada por todos los partidos políticos tras varias enmiendas. Con importantes implicaciones en el uso que se hace de nuestros datos. Con la nueva normativa se abre la puerta para elaborar perfiles ideológicos de los ciudadanos con los datos mostrados en Internet y poder enviar propaganda electoral sin consentimiento previo.

¿Cómo nos afectarán los nuevos artículos?

Los artículos más polémicos de esta nueva ley los vamos a explicar en detalle. En detalle vamos a explicar por qué plataformas como la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información la consideran un escándalo.

El artículo que mas repercusión mediática ha tenido a ha sido el Artículo 58 bis. Debido a que modifica la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) introduciendo a través del artículo 58 bis un tratamiento especial a los partidos políticos. Donde quedarían legitimados para recoger datos sobre opiniones políticas de los ciudadanos. “obtenidos en páginas web y otras fuentes de acceso público para la realización de actividades políticas durante el periodo electoral”.

Aunque la Agencia Española de Protección de Datos le ha quitado hierro al asunto, publicando el Criterio de la Agencia Española de Protección de Datos sobre cuestiones electorales en el proyecto de nueva LOPD.

Artículo 85: derecho de rectificación

. Habla sobre el Derecho de Rectificación digital. Con la nueva ley, según se especifica en el cuarto punto. El perjudicado podrá ejercitar la acción de rectificación dentro de los siete días hábiles ante el Juez de Primera Instancia de su domicilio. Es decir, si el responsable del medio de comunicación no rectifica, se podrá avisar a un juez para que lo haga, pero sin pasar por juicio.

Artículo 94: derecho al olvido en redes sociales.

Este es otro artículo conflictivo, que está relacionado con el artículo 93 que trata sobre el mismo derecho, pero en los buscadores. Empresas como Google tendrán la obligación de des-indexar contenidos a petición de terceros en determinadas ocasiones. Con el artículo 94 se extendería esa obligación a cualquier servicio de internet como redes sociales u otros medios.

Como punto positivo también debe destacarse, regular la figura del Delegado de Protección de Datos. Al concretar una serie de casos y supuestos en los que la designación de esta figura resulta obligatoria. Ello ayuda a aclarar las dudas interpretativas que el ambiguo lenguaje usado por el RGPD ha venido generando. Cuando por ejemplo se refiere a los tratamientos “a gran escala”, sin definir los mismos. Por otro lado, contempla como atenuante para la graduación de la sanción que el responsable del tratamiento disponga de un Delegado de Protección de Datos. Estimulando así la designación voluntaria de esta figura cuando no sea obligatoria.

El paso del tiempo y la aplicación y desarrollo reglamentario nos irá diciendo hasta qué punto la nueva ley cumple con los objetivos pretendidos. El camino hacia una perfecta comprensión de nueva normativa no está exento de dudas. Por lo que será necesaria una intensa labor por parte de la autoridad de control nacional. Deberá no solo guiar e instruir a los profesionales del sector para una aplicación efectiva. Además servirá de guia para los ciudadanos de cara a garantizar su derecho fundamental a la privacidad.